Goodbye

Quertid@s amig@s

Les comunicamos que a contar del 1ro de Marzo de 2015 la Unidad Mindfulness finaliza sus funciones en la Universidad Alberto Hurtado. Su fundador y director Ricardo Pulido, junto a su equipo, emprenderán un nuevo desafío laboral donde continuarán realizando talleres y formación en temas de meditación y compasión en salud mental y educación.

Agradecemos a todos los que confiaron en nosotros y nos siguieron en las múltiples actividades, charlas, seminarios y talleres que realizamos en estos 5 años.

Reciban un saludo afectuoso

Equipo Unidad Mindfulnes

Programa Mindfulness

First class

El programa de Reducción del Estrés Basado en Mindfulness (MBSR), es una intervención científicamente validada para prevenir y combatir los síntomas del estrés y mejorar la calidad de vida y bienestar personal mediante el desarrollo de habilidades mindfulness o atención plena.

Leer +

Formación

Support

Ofrecemos dos programas de formación para profesionales empeñados en las relaciones de ayuda (terapeutas, médicos, psicólogos, psiquiatras y educadores entre otros):
- Diplomado de Meditación y Psicoterapia
- Formación como Instructor en Mindfulness.

Leer +

Niños y Adolescentes

Updates

La educación temprana y constante de las actitudes y habilidades mindfulness, estimula el desarrollo integral de niños y adolescentes ayudándolos a mejorar su autoestima y aliviar problemas socio-emocionales como la hiperactividad, impulsividad y dificultades de atención.

Leer +

¿Qué es Mindfulness?

Image

Mindfulness es la traducción en inglés de un concepto milenario que ha sido desarrollado en la cultura oriental (sati en Pali, smriti en Sánscrito y nian en Chino). En castellano se traduce como "atención plena" y básicamente se refiere a adoptar consciente y sostenidamente una actitud mental atenta, receptiva y sin juicios ante lo que se presente en la experiencia de la persona.
Mindfulness no es una habilidad paranormal, todo lo contrario, es una posibilidad al alcance de todo ser humano. Tampoco es una técnica o una habilidad que se puede "obtener". Es en realidad una actitud, un modo de estar en el mundo que de alguna forma todos hemos experimentado y experimentamos espontáneamente en ciertos momentos de la vida y que nace de la manifestación de un profundo recurso interior que está siempre presente y disponible en todo ser humano, a la espera de ser utilizado.
Jon Kabat-Zinn, Saki Santorelli y el resto de los fundadores del Center for Mindfulnees de la Universidad de Massachusetts , pioneros en traer y traducir estos principios milenarios a un lenguaje y contexto científico occidental, definen mindfulness como "un modo de aprendizaje para relacionarse directamente con cualquier cosa que suceda en la vida personal, una manera de hacerse cargo de la propia vida, un modo de hacer algo por sí mismo que nadie más puede hacer por uno – consciente y sistemáticamente trabajando con tu estrés, dolor, enfermedad y los cambios y exigencias de la vida cotidiana".
A pesar de que está al alcance de todos, normalmente vivimos la cotidianidad de forma bastante automática, sin presencia mental o atención plena, es decir, sin mindfulness y esto genera una progresiva pérdida de la capacidad de darse cuenta, el sentirse frecuentemente alienado de sí mismo y el sentir que la vida se vive en forma mecánica, sentimientos que poco a poco van produciendo las más variadas formas de estrés, desmotivación y ansiedad.

"El primer gran descubrimiento de esta meditación
no suele ser un concepto penetrante acerca de la naturaleza de la mente,
sino la aguda captación de cuan desconectados suelen estar los seres humanos
respecto a su experiencia."
Francisco Varela.

Algunos hablan de mindfulness como si fuera un cierto tipo de ejercicio, otros, como de un determinado estado mental y afectivo a alcanzar, o bien, como de una capacidad que se puede emplear en diferentes situaciones. Para nosotros, representa más bien una actitud, una disposición interior que determina la manera de relacionarnos, de ponernos en relación con lo que nos va pasando de momento en momento. Este modo de ponerse en relación - de aceptación, no-juicio y presencia mental o atención plena – trae consigo grandes beneficios para quien lo pone en práctica. Permite una mayor sensibilidad hacia el propio cuerpo, una toma de consciencia de las emociones, pensamientos y comportamientos, restableciendo los procesos de auto-regulación del organismo y, por tanto, generando importantes beneficios a nivel de la salud, desde mejorar la calidad del sueño y disminuir síntomas de malestar físico y psicológico, hasta aumentar las capacidades para relajarse y enfrentar de mejor manera el dolor, las enfermedades crónicas y las situaciones estresantes, sentir mayor energía y entusiasmo por la vida y mejorar el auto-estima.
Como toda actitud humana, la atención plena o mindfulness puede cultivarse y fortalecerse o bien debilitarse y atrofiarse. Por eso necesitamos un entrenamiento, un período de aprendizaje que nos ayude a identificar este recurso interior, desarrollarlo y darle un espacio central en nuestra cotidianidad. Para esto existen numerosas prácticas psicofísicas o prácticas mindfulness que buscan la unificación del cuerpo y la mente, la aceptación emocional y el incremento de la toma de consciencia. Son prácticas simples, sencillas, accesibles a todo ser humano, que calman la mente, el corazón y el espíritu, y los limpian de preconceptos, inercias y afanes innecesarios, y permitiendo de esta manera un nuevo aprendizaje, nuevos descubrimientos sobre sí mismo y el modo cómo vivimos la vida.